Fredy Antonio Arias

Fredy Antonio Arias

El 3 de Agosto de 2004 fue asesinado Fredy Antonio Arias, quien a sus 33 años de edad era líder del pueblo Kankuamo, hijo del hijo del Mamo Salomón Rafael, portador de la sabiduría de la Sierra Nevada de Santa Marta, quien también fue asesinado por paramilitares el 4 de Agosto de 2001, Salomón fue torturado de modo que su rostro y cuerpo fue desfigurado.

Fredy Antonio nació en la vereda Chemesquemena, del corregimiento de Antaquez, en Valledupar, se desempeñaba como coordinador de Derechos Humanos de la Organización Indígena Kankuamo, allí se encargaba de denunciar las violaciones a los Derechos Humanos.

En Julio del año 2004 ante la Mesa Nacional de Paz y Derechos Humanos Indígenas y ante Sergio Caramanga, jefe de la misión de la OEA, Fredy Antonio Arias denunció los crímenes de los paramilitares de la AUC ante su pueblo Kankuamo, por lo que fue asesinado.

El 3 de agosto de 2004, Fredy se dirigía a su casa montado en una bicicleta, cuando fue abordado por paramilitares que se movilizaban en una motocicleta marca Suzuki AX 100 de color azul oscuro sin placas, estos paramilitares eran comandados por Rodrigo Tovar Pupo, conocido como “Jorge 40”. Fredy Antonio recibió cuatro disparos en la cabeza causándole la muerte de manera inmediata.

Para los Kankuamos, agosto se convirtió en un mes sumamente trágico ya que fueron asesinados varios indígenas de esa comunidad, como Andrés Francisco Ariza, de 43 años de edad asesinado el 11 de agosto de 2003, Alcides Alejandro Arias, Wilson Robinson Villazón asesinados el 18 de Agosto de 2003, Ever de Jesús Montero Mindiola asesinado el 29 de Agosto de 2003, según los indígenas Kankuamos durante el primer semestre del 2003 fueron asesinados 44 indígenas Kankuamos, por lo que el 24 de Septiembre de 2003 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos decretó medidas cautelares para la protección de la vida e integridad de las autoridades y líderes de este pueblo, aun así, dicha medida no funcionó y los indígenas le pidieron a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que se decretaran medidas provisionales, impartiendo órdenes perentorias al Gobierno Nacional en cabeza del ex presidente Álvaro Uribe con el objeto de salvaguardar la vida de los indígenas Kankuamo.

Las diferentes organizaciones que defienden los derechos humanos y a las comunidades indígenas culpan al gobierno colombiano de la época, al señor Álvaro Uribe Vélez y a las entidades del gobierno encargadas de velar por la integridad de los Pueblos Indígenas por no cumplir las órdenes de protección impartidas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El caso de Fredy Antonio Arias se encuentra registrado al radicado No 117459, asignado a la Fiscalía 3 seccional Montería y se encuentra en fase de indagación preliminar. Luego de nueve años, el paramilitar desmovilizado Jairo Luis Bermúdez Rodríguez alias “Faricito” indicó a la Fiscalía que Jaison Enrique López Quintana alias “Jasa Jasa” fue el autor material del asesinato.

Posteriormente, “Jasa Jasa” reconoció que cometió el crimen junto a alias “El Mono”. Este fue condenado a 21 años y cuatro meses de prisión.

Luego de años de estos crímenes, contra el pueblo indígena Kankuamo y contra sus líderes y defensores de derechos humanos, no ha habido respuesta eficaz por parte de la justicia y el gobierno sigue sin garantizar la no repetición de estos hechos violatorios de los derechos humanos en el país.

Freddy Antonio Arias en la Memoria.

Freddy Antonio Arias Sin Olvido.

Imagen: Archivo.